Las obras de Valentina Platas dejan constancia de un marcado interés por el tema paisajístico, contemplado a través de serenidad, de luz matizada y de detalle. Presenta la belleza que le inspira la naturaleza, trasladando al lienzo el romanticismo propio que le transmiten todos esos lugares. El sentimiento personal se impone, unido a la calidad pictórica. Con pincelada atenta, cuidadosa, bien organizada, cultivadora de matices; sabe alternar espacios y crear zonas en la que el color es desgranado, impregnado de cromatismos suaves, casi etéreos en ocasiones y en otras resaltando una cromaticidad de gran viveza.

Daniel Arenas Crítico de Arte

Copyright 2014.